Lesiones y Tóxicos

OTOTOXICIDAD

Se denomina ototoxicidad a la alteración o lesión coclear y/o vestibular provocada por la administración de fármacos. Otros productos y sustancias químicas que también puedan ser lesivos para el oído interno no serán incluidos en ésta página web si no están catalogados como medicamentos.

Los grupos farmacológicos más importantes son los antibióticos aminoglucósidos, seguidos a mucha distancia por los diuréticos de asa, cis-platino y derivados, ácido acetilsalicílico y quinina, siendo las lesiones de estos dos últimos generalmente de tipo reversible.

SUSCEPTIBILIDAD INDIVIDUAL. Debe quedar muy claro, y se repetirá en los lugares adecuados de esta página, que los diferentes individuos pueden tener respuestas muy distintas en cuanto a las alteraciones del oído.

De forma que una persona puede no tener una lesión auditiva recibiendo una dosis alta de un fármaco y en tratamiento de largo plazo, mientras que otra persona si puede presentar esa lesión con menos dosis y tiempo de admnistración del mismo fármaco.Como tambioén sucede en estudios experimentales con animales de laboratorio, aunque los estudios con animales se llevan a cabo, generalmente, con dosis muy altas y durante tiempo de tratamiento muy largo.

Por tanto, la administración de ninguno de estos fármacos va a dejar siempre lesiones en todos los individuos sino solo en aquellos que tengan una susceptibilidad individual (genética) para ese medicamento, o que tengan factores predisponentes (niños prematuros, recién nacidos, enfermos crónicos, ancianos, etc.) o concomitantes (ruido, recibir otros fármacos ototóxicos a la vez, etc).

Pero ni siquiera en estos casos de predisposición individual o por diversos factores se puede considerar que todas las personas que reciba tratamiento con uno de estos fármacos desarrollará, inevitablemente, una sordera.  Como ejemplo valga el hecho, demostrado en un estudio amplio,  de que sólo desarrolló sordera 1 de cada 6 niños cuyas madres habían recibido antibióticos aminoglucósidos durante el embarazo.

Tratamiento general de la ototoxicidad

Antes de iniciar el tratamiento potencialmente tóxico, deberíamos conocer la función auditiva del paciente, lo cual casi nunca ocurre. Durante el tratamiento, se deberían hacer controles periódicos de la función auditiva mediante audiograma de altas frecuencias o convencional; asimismo, a efectos de una mayor rapidez de realización, se podría utilizar la técnica de otoemisiones acústicas. En general se acepta que es significativa una pérdida de 10dB en más de tres frecuencias o más de 15dB en una frecuencia.

Pero al margen de la exploración instrumental, es muy importante prestar atención a los síntomas subjetivos del paciente. Cuando aparezcan acúfenos o pérdidas significativas de audición debe interrumpirse el tratamiento y sustituirlo por otro si ello es posible y el estado clínico del paciente lo permite. Cuando al hipoacusia es ya irrerversible, el tratamiento inicial es la rehabilitación auditiva mediante prótesis y entrenamiento auditivo.

ALGUNOS MEDICAMENTOS POTENCIALMENTE OTOTÓXICOS

_______________________________________________________

    Bibliografía

  • Poch-Broto J. Intoxicaciones laberínticas por fármacos. En: El Oído Interno. Ultraestructura, embriogénesis y algunos aspectos patológicos. En: M. Merchán. Ed. Ediciones de la Universidad de Salamanca y de la Universidad de Alicante 1983; capítulo 4 :135-148