Citostáticos

Ototoxicidad por citostáticos

Las lesiones que provocan los citostáticos sobre el receptor auditivo conducen a la sordera por mecanismos muy diversos que, sin embargo, tienen algunos aspectos en común.

Como ejemplo hemos elegido el caso de la Lonidamina cuyos efectos celulares han sido muy bien estudiados por Di Cosimo y cols. (2003).    Para acceder al artículo pinche aquí

Fugura 1: Ejemplo de la lesión producida por la administración de un citostático

El problema fundamental es que este fármaco provoca una lesión en las mitocondrias de la que se deriva, por un lado una alteración del metabolismo energético (que incluye un acúmulo de lactatos y acidificación celular) y por otro una activación de los mecanismos de muerte celular programada (apoptosis).

Todo ello conduce, inevitablemente, a la muerte celular, como muestra con claridad la figura 1 (modificada a partir de la publicada por Di Cosimo y cols. 2003).


Ototoxicidad por cis-platino

El cis-platino se utiliza fundamentalmente en el tratamiento del cáncer del área ORL, pulmón, vejiga y testículo. Su potencial terapeútico se ve limitado por su neurotoxicidad y su ototoxicidad y es posible que uno de sus análagos, el carboplatino, tenga menos potencial ototóxico. El empleo de fosfomicina y el 4-metiltiobenzoico (MTBA) parece proteger la audición de estos pacientes.

Figura 2: Fórmula del Cisplatino