Sordera

ALGUNOS DATOS DE LA POBLACIÓN.

Según una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística enel año 2008 en España hay 1.064.600 personas, mayores de 6 años de edad, con discapacidad auditiva. Esta cifra corresponde aproximadamente a un 2.3 % de los habitantes en nuestro pais.

Con respecto a los menores de 6 años se puede afirmar que 5 niños de cada 1.000 nacidos vivos presentan algún tipo de deficiencia auditiva. El 80% de estas sorderas ya está presente en el recién nacido.

La estimación más  frecuente es que cada año  se diganostican 500 casos nuevos de sordera profunda.

HIPOACUSIA

Las hipoacusias pueden ser de varios tipos y se clasifican , dependiendo de su probable patogenia y topografia lesional, en hipoacusias de transmisión, de percepción, mixtas y centrales. Dependiendo de la intensidad de la pérdida auditiva, en leves,  cuando no superan los 40 dB de pérdida en frecuencias conversacionales (entre 500 a 3.000 c/sg); moderadas entre 30 y 60 dB; severas entre 60 y 80 dB y profundas a partir de los 80 dB. La pérdida completa de la capacidad auditiva se conoce como anacusia o más frecuentemente como cofosis (Fíg1).

Hipoacusias de transmisión

La lesión afecta al sistema de transformación de impedancia del sonido, por tanto se localiza en el oído externo o en el medio. Puesto que el valor de esa transformación es de 60dB, las hipoacusias de transmisión puras no exceden de esa cifra de pérdida. Se caracterizan porque las frecuencias graves se afectan con más asiduidad que las agudas y porque en las pruebas audiométricas la percepción del sonido es mejor por vía osea (v.o.) que por vía aérea (v.a.).

Hipoacusias de percepción

También conocidas como neurosensoriales. En la mayoría de los casos las frecuencias agudas se afectan más precozmente, su grado de intensidad no tiene límite y puede ir desde pérdidas ligeras hasta anacusias completas. Las de origen coclear dan con frecuencia distorsiones del sonido que alteran la comprensión del lenguaje; las de tipo retrococlear (neuríticas, tumorales) son las que afectan al nervio auditivo. Son muy similares clínicamente a las anteriores, precisan pruebas especiales para su caracterización y, en general, dan menos distorsión del sonido que las formas cocleares. La v.a. y la v.o. son similares.

Hipoacusias mixtas

Participan de las características de las anteriores y son típicas de los procesos del OM que en su evolución han ido afectando al oído interno (otitis crónicas, otosclerosis, ….)

Hipoacusias centrales

La causa se sitúa en las vías auditivas centrales y se caracterizan no tanto por las pérdidas auditivas tonales como por los defectos de integración del lenguaje.

_______________________________________________________

    Bibliografía

  • Poch-Broto J. Intoxicaciones laberínticas por fármacos. En: El Oído Interno. Ultraestructura, embriogénesis y algunos aspectos patológicos. En: M. Merchán. Ed. Ediciones de la Universidad de Salamanca y de la Universidad de Alicante 1983; capítulo 4 :135-148
  • Poch Broto J. Otorrinolaringología y Patología Cérvicofacial. Editorial Médica Panamericana (2005). ISBN 84-7903-858-6.